lunes, 17 de octubre de 2016

La antítesis de la realidad








He utilizado el montaje de esta fotografía como ejemplo de las dos caras de la moneda que se está viviendo entre algunos países de oriente y Europa con respecto al grave problema social y humanitario de la inmigración.

Para la composición de la imagen he buscado dos fotografías tomadas desde un plano similar que pudieran utilizarse para un formato horizontal en el montaje, intentando fusionar las dos imágenes y dar sensación de una sola foto buscando un mayor impacto visual. La luz en ambas es natural a plena luz del día. La técnica utilizada para el montaje ha sido mediante el programa Adobe Photoshop y en cada caso he tratado de buscar una imagen que ocupase casi toda la fotografía. 

Cuando observé por primera vez en los medios de comunicación la imagen como la que aparece en la lado derecho del foto-montaje, no puedo evitar compararlo con la otra imagen del lado izquierdo que todos hemos podido ver en cualquier lugar turístico de playa. Este hecho fue bastante estremecedor para mi por tratarse de una triste realidad.

En Europa este tipo de embarcaciones lo identificamos con el ocio, la diversión y con un capricho caro para nuestro disfrute que por otro lado, cumple unas exhaustivas medidas de seguridad para el uso de sus ocupantes como nos muestra la fotografía de la izquierda donde todos llevan salvavidas, medidas de distancia entre pasajeros y un número limitado de ocupante. Sin embargo, conocer que este mismo medio o similar, sirve para mercadear con las vidas de las personas en circunstancias de supervivencia, me genera una inmensa solidaridad, ya que posiblemente cualquiera de nosotros no podríamos imaginar ni por un momento, vernos encima de una de estas embarcaciones que no fuera en el caso del lado izquierdo.

He querido utilizar la retórica visual de la antítesis de imágenes para que podamos comparar las contrarias circunstancias que se dan en cada caso. Las expresiones en las caras de cada ejemplo, la alegría y la tristeza, el color utilizado para la embarcación en cada una, las personas de color blanco protegidos con medidas de seguridad mediante colores de alerta, mientras las de color negro están desprotegidas sin ninguna medida que les ayude ante las adversidades, incluso se suprime el color de alerta de su embarcación para no ser vistos, la distancia entre ellos no existe por estar hacinados, sus trayectos nada tienen que ver, el objetivo de sus viajes tampoco es comparable ya que lo que puede ser una experiencia divertida y pasajera para unos, marcará cada día de sus vidas o supondrá la vida o la muerte para otros.

La falta de conciencia de la sociedad Europea que cierra sus fronteras a muchos de los que consiguen salvar sus vidas y el estado de bienestar en el que vivimos, nos hace huir de esta situación por ser ajena a nuestra sociedad, para justificarnos decimos que son muchos y que no podemos hacer nada, lo que nos separa cada vez más de este grave problema en el mundo del que me atrevo a decir que Europa tiene mucho que ver en él.