jueves, 12 de abril de 2018

"Rodar en andaluz"



El personaje andaluz que he elegido porque admiro su manera de interpretar es Juan Diego.
Este actor es nació en Bormujos, un pueblo de la provincia de Sevilla, el catorce de diciembre de 1942.


Se crió de forma sencilla en un ambiente rural con el que, desde niño se identificó. No obstante, optó por irse a la capital a estudiar para no tener que dedicarse al trabajo del campo.

Su primera interpretación se produjo en 1957. Tres años más tarde, interpretó en su ciudad natal “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, un trabajo cuyos resultados despertaron controversia y apoyo entre la crítica.

Su posterior formación en el Conservatorio de Música y Declamación, le sirvió para poder iniciarse en el mundo de la televisión (TVE). En este medio intervino en numerosos programas, telenovelas, producciones dramáticas e intervino en el programa popular “Estudio 1”. Ello le permitió desarrollar “tablas” en este mundo.

Su carrera cinematográfica quedó consolidada en 1984 cuando intervino en la película “Los santos inocentes” del director Mario Camus.

Dos años más tarde, recibió su primera nominación a los Premios Goyas con la película “Dragón Rapide”, en la que interpreta a Francisco Franco en el momento de incorporarse al Bando Nacional. 

Posteriormente, consiguió otro “Goya”  con su actuación en la película “El rey pasmado”, en 1992.




A mediados de los noventa ralentizó su trabajo cinematográfico para centrarse en su carrera teatral.

En 1999 de vuelta al cine con la película “París-Tombuctú” en la que da vida a un anarquista que anda desnudo por las calles de su pueblo, gana su segunda estatuilla a la mejor interpretación masculina de reparto.  

En 2002 volvió a grabar una serie” Padre coraje” por la que obtuvo el premio de la Unión de Actores.

En 2005 comienza la serie popular “Los hombres de Paco” que finaliza en 2010.

Por fin, en la XXI edición de “Los Premios Goya” obtuvo su primera distinción como mejor actor principal por su papel en "Vete de mí" en 2007.

En 2011 continuó haciendo cine, con trabajos como su interpretación del general “Alfonso Armada” en la película “23F”, con la que vuelve a estar nominado a los Goya.

Al año siguiente vuelve a la televisión con la serie “Toledo” donde interpreta a Alfonso X de Castilla.
En 2013 y 2014 hace una gira por España con su monólogo “La lengua madre” escrito por Juan José Millás.

En la actualidad sigue en activo y haciendo grande la interpretación de cualquier personajes al que encarna.

Respecto a su importancia en el contexto del cine andaluz y español, queda dicho por todos los premios que lleva recibido en su carrera. Casi con toda seguridad me atrevería a decir que es el actor andaluz más galardonado, recientemente, como en anteriores ocasiones, en 2018 en el Festival de Cine de Málaga con el premio "Málaga".

Su esencia andaluza a la que lleva a gala, su acento y su carácter sencillo, junto a su trabajada formación profesional, conforman el carácter del actor e impregnan de un  atractivo peculiar cada una de sus interpretaciones, lo que supone una aportación importante al cine andaluz con sello propio. 

Debido a ello, es un ejemplo para la representación de muchos actores andaluces que han sabido alejarse de los arquetipos marcados por "la risa y la pandereta" para destacar por su seriedad, calidad interpretativa y profesionalidad.

Premios otorgados al actor Juan Diego

Opinión sobre el cine experimental

Este género cinematográfico despierta un fuerte interés en mí porque todas sus piezas cuentan con un factor imprescindible en el ámbito audiovisual que es la expectación. Al tratarse de una creación libre no podemos predisponernos a ninguna expectativa ya que su enfoque es personal del autor.

Por otro lado, su posibilidad experimental permite innovar sin tener que atender a filmaciones estrictas o correctas que busquen la perfección. No obstante, requiere una alto grado creativo y una elevada capacidad de relación para el diálogo visual. Del mismo modo, resulta complejo, especialmente en este género, saber coordinar el conjunto de su forma visual con el contenido y su contexto.

Un aspecto por el que, además, doy importancia a este noble género es por haber supuesto un subterfugio, a lo largo de la historia,  como vía de escape de todos aquellos temas que han sido motivo de prohibición y  censura. En estos casos, el cine experimental a servido de herramienta audiovisual para poder transgredir. 

En general, es un cine con el que disfruto porque su género lo hace único. Su contenido emocional nunca deja indiferente ya que, guste más o menos, siempre invita a la reflexión y despierta la creatividad debido a que, necesariamente, el público debe pensar para descifrar el significado de su lenguaje. 





























comunicación audiovisual de emociones e ideas a través de la abstracción.