jueves, 26 de octubre de 2017

Cine por los oídos


"El contrato del dibujante"




Reseña crítica



Para desarrollar la reseña crítica he elegido la banda sonora de la película “El contrato del dibujante”. Su género es la tragicomedia. El film fue producido en 1982 con título original: “The Draughtsman´s Contract”. Está dirigida por Peter Greenaway y la música fue creada especialmente para la película por el reconocido compositor Michael Nyman.

La pieza principal de la banda sonora se denomina “Chasing sheep is best left to shepherd”.


El argumento de esta película trata de una aristócrata que contrata a un afamado dibujante para que realice doce dibujos de una hacienda, propiedad de su marido. Entre las negociaciones del contrato, se incluyen los favores sexuales por parte de la contratante, la aristócrata, y su hija.

Esta cláusula, traerá graves problemas al dibujante, que finalmente acabarán con él y con sus dibujos, los cuales, servirán para hacer de él importantes acusaciones.

La película se desarrolla en 1694 y en ella se describe, con detalle, la vida ociosa y banal de la clase aristocrática inglesa durante el barroco.


Uno de los mayores atractivos que ofrece la película es su banda sonora y además, poder observar los antiguos aparatos de los que se sirve el dibujante para llevar a cabo sus dibujos. A éste le mueve la obsesión por dibujar la realidad “in situ”, para lo que se sirve de un atril cuadriculado a modo de diagrama que contiene un visor desde el que trasladar la realidad al papel, mediante las leyes de la perspectiva, siguiendo la proporción áurea.  

En este fragmento se puede ver el momento del acuerdo del contrato








La película, sobre todo, es un disfrute estético para la vista que entra en perfecta armonía con la música que escuchamos por nuestros oídos.

Además, algo que consigue su banda sonora, es transmitir los momentos de desarrollo que están aconteciendo durante esa época: la Ilustración, la Contrarreforma Católica, también descrita entre los personajes de la película o el pensamiento proveniente de la filosofía de Descartes. Toda una corriente racionalista, con ansias de desarrollo y avance.

Es importante destacar, que tanto el estilo musical como los instrumentos empleados en la composición están inspirados en la repetición rítmica de la música barroca, concretamente en una obra del músico barroco británico Henry Purcell. En ella se detecta un comienzo con una base estructural compositiva, llamada canon musical, en la que se van añadiendo capas instrumentales y que, poco a poco, se va abriendo y adornando la composición, a la vez que se va generando un mayor tono y tensión musical.

En la película, esta creciente musical, se ve totalmente acompasada por las imágenes; los pasos de los protagonistas, el avance del tema, el ritmo de las escenas y en el conjunto de sus secuencias.

Lo que más llama mi interés de la música de esta banda sonora es su capacidad para transmitir una efusiva carga épica provocada por la influencia de la música antigua barroca y, a la vez, poder contar con fuertes signos rítmicos de la modernidad.   

En esta pieza de Greenaway se observa un gran trabajo esteticista en el que ha cuidado con detalle la composición de los planos para conseguir un impactante resultado visual y sonoro.   

Si se os despierta el interés por las películas de este director, “El vientre del arquitecto” es otra cinta dirigida por él con buenos resultados por parte de la crítica cinematográfica.

En el caso de que os haya atraído su banda sonora, sabed que Nyman también es el compositor de la banda sonora de las películas “El Piano", además de ser compositor de óperas y conciertos.

Aquí  comparto una de la canciones más conocidas de la banda sonora de  "El piano"